lunes, 6 de junio de 2016

El PSOE CON LOS PESCADORES VILLACARRILLENSES

MANIFESTACIÓN EN MADRID 
APOYO A LA MODIFICACIÓN DE LA LEY DE BIODIVERSIDA
Los pescadores piden al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente que modifique la Ley 42/2007 de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad




domingo, 1 de mayo de 2016

Manifiesto 1º de Mayo 2016

En este primero de mayo los socialistas mostramos un año más nuestro apoyo y solidaridad a todos los trabajadores y trabajadoras de nuestro país.
Nuestro apoyo a los cerca de 5 millones desempleados, a los más de 2 millones de personas que llevan más de dos años buscando un trabajo.
Nuestra solidaridad con los 2 millones de desempleados registrados que no cobran absolutamente ninguna prestación, con los millones de trabajadores que llevan años encadenando contratos precarios. Nuestro respaldo a los 2,5 millones de trabajadores pobres y los millones de mujeres que cobran menos que los hombres por realizar un mismo trabajo.
Los últimos cuatro años de gobierno de la derecha han representado, sin duda, un tiempo de enormes retrocesos para los derechos laborales y las condiciones de la clase trabajadora. Pese a una coyuntura económica internacional favorable, todavía hay menos empleo que cuando llegó Rajoy al gobierno y la bajada en los niveles de desempleo, debida a un descenso enorme de la población activa, sigue siendo claramente insuficiente y excesivamente concentrada en los hombres.
Además, el desmantelamiento de la negociación colectiva, propiciado por la reforma laboral del Partido Popular, ha dejado a casi 5 millones de trabajadores sin la protección de un convenio colectivo. Con este demoledor proceso de precarización, en 2015, España batió su récord de contratos temporales firmados en un año: la friolera de más de 17 millones. Así, 9 de cada 10 contratos firmados son temporales y apenas el 6% de los contratos registrados son indefinidos a tiempo completo.
Por otro lado, esta precarización del empleo hace peligrar además la financiación -y viabilidad futura- de otra de las grandes conquistas sociales del movimiento obrero, como es el sistema público de pensiones, cuyo Fondo de Reserva se ha visto recortado a prácticamente la mitad (de 66 mil millones a 34 mil millones) desde que gobierna Rajoy.
Asimismo, desde que el Partido Popular está en el poder se ha recortado enormemente la protección a los parados: la tasa de cobertura por desempleo ha caído en 15 puntos, la cuantía media mensual de prestación por beneficiario ha caído en 100 euros y hay casi 2 millones de desempleados registrados sin prestación. Frente a este legado de desempleo, precariedad y desigualdad que nos deja el PP, en el actual contexto de bloqueo político, los socialistas reivindicamos, en este primero de mayo, la necesidad imperiosa que tienen los trabajadores y trabajadoras de un gobierno progresista al mando que recupere los derechos que el gobierno de Mariano Rajoy les ha cercenado.
El PSOE ha trabajado sin descanso para conseguir este gobierno de cambio, que reclaman los españoles, recurriendo a esas herramientas indispensables que tantos éxitos han proporcionado al movimiento obrero, como son el dialogo, la negociación y el acuerdo. Exactamente los mismos instrumentos que nuestro modelo de relaciones laborales debe rescatar, sin más dilación, para construir, con la participación de todos los agentes sociales, una nueva legislación laboral que respete los derechos de los trabajadores y responda a las necesidades de la economía del siglo XXI.
Porque para los socialistas no basta con derogar la injusta reforma laboral del PP, no basta solo con deshacerse de las leyes regresivas de la derecha. El PSOE está, por encima de todo y como siempre ha estado, para construir una sociedad de progreso, para articular una alternativa, que, en este ámbito concreto, pasa ineludiblemente por liderar la construcción de un nuevo marco laboral que nos permita reforzar el empleo, ensanchar los derechos y modernizar nuestra economía.
Por todo ello, los socialistas planteamos de nuevo, en este día tan señalado, la necesidad de aprobar un nuevo Estatuto de los Trabajadores que vuelva a convertir los derechos laborales en el eje central de la modernización del país. Se trata de garantizar en esta nueva “carta de derechos” del siglo XXI, la igualdad salarial entre mujeres y hombres y derechos laborales como la formación profesional, la igualdad en el acceso al empleo, la seguridad y salud en el trabajo o el reconocimiento de nuevos derechos como la libertad religiosa, el secreto de las comunicaciones o el derecho a la propiedad científica e intelectual de los trabajadores. Se trata de un nuevo marco de relaciones laborales centrado en erradicar la precariedad laboral, simplificando el número de contratos y acabando con el uso fraudulento de la temporalidad, y también la precariedad no laboral, poniendo fin a la figura de los falsos autónomos y de las becas que encubren verdaderos contratos de trabajo.
Asimismo, los socialistas planteamos otras muchas medidas urgentes para todos los trabajadores como es la subida del salario mínimo interprofesional, la creación de una nueva “Agencia Pública de Empleo y Cualificación”, duplicar las inversiones destinadas a las políticas activas de empleo, implantar políticas de activación económica para aquellos colectivos más vulnerables económicamente, recuperar el subsidio para personas desempleadas mayores de 52 años, incrementar el número de Inspectores de Trabajo, poner en marcha un plan de lucha contra la explotación y precariedad laboral, o elaborar una ley de participación institucional que clarifique el papel y la financiación de las organizaciones sindicales y empresariales.
En definitiva, en este primero de mayo, Día Internacional del Trabajo, los socialistas mostramos, un año más, nuestro apoyo a todos los trabajadores y trabajadoras en España y en el mundo, al tiempo que reivindicamos la necesidad de un gobierno de progreso que trabaje, sin descanso, por un empleo con derechos para todos.